¿TE AYUDAMOS? 977 67 52 43

Lunes a sábado de 9h a 20:30h. Domingo y festivos  de 9h a 14h

En el anterior post  os explicamos algunas de las principales afecciones de la piel que se pueden dar por el uso de los EPI que estamos usando como consecuencia de esta pandemia.

En concreto, son tantas las consultas que recibimos por el acné adulto producido por el uso de las mascarillas, que hemos decidido dedicar todo un post a resolver las dudas más frecuentes y recomendaros algunos productos para tratar y prevenir esta afección.

Como ya os explicamos, el acné que se produce por el uso frecuente de la mascarilla se desencadena por varios factores: el “microclima” que se crea por no transpirar la mascarilla, el roce continuo de ella y la “obstrucción” del poro.

En situaciones como en la que nos encontramos actualmente, el uso de la mascarilla no es opcional, es nuestra obligación y responsabilidad. Entonces, ¿qué podemos hacer?

En primer lugar, cambiar o lavar la mascarilla según corresponda atendiendo a sus instrucciones de uso.  En el caso de las mascarillas higiénicas reutilizables (¡debéis vigilar que cumplan la normativa UNE0065!), hay que seguir las instrucciones de lavado que indique el fabricante y no debéis llevarlas más tiempo del recomendado entre lavados, normalmente 4horas.  En cuanto a las quirúrgicas, recordad que debéis desecharlas también cada 4 horas y únicamente las FFP2 cada 8.

Mascarilla aparte, lo principal y más importante: ¡¡Limpieza!!

Es muy importante limpiar la piel por la mañana, cuando nos levantamos, y por la noche, antes de acostarnos.

Los productos de higiene facial son indispensables para mantener nuestro rostro libre de restos de maquillaje u otros productos faciales, sudor, suciedad, gérmenes, y un largo etcétera.

Para una piel acneica, y/o también grasa, podemos utilizar el gel limpiador Cleanance de Avène®, el Gel Limpiador Purificante de nuestra marca Farmacia Parc Central,  Normaderm de Vichy® o, si preferís una textura más ligera, también se puede emplear el Mousse limpiador de Germisdin (en espuma).

Estos productos son respetuosos con la piel y su pH; son aptos para pieles sensibles y, además, no resecan la piel.

Por la mañana, una vez hayamos limpiado correctamente la piel podemos aplicar productos que sean hidratantes, reguladores del sebo y no comedogénicos. Aunque notemos la piel grasa es importante hidratar bien la piel, más si cabe en otoño e invierno que la piel está más agredida por el descenso de temperatura.

Para una buena hidratación podemos encontrar por ejemplo el gel-crema matificante Cleanance de Avène®, el gel matificante de la gama Sebologie de Lierac®, la crema hidratante oil-free o el gel matificante de Farmacia Parc Central.

En nuestra rutina diaria no debemos olvidar incorporar siempre nuestro protector solar, tanto en invierno como en verano. Podemos aplicarlo después del producto de hidratación que hayamos elegido o utilizarlo como único producto 2 en 1 (hidratación y protección solar).

En este caso, en el que hablamos de pieles grasas y/o con acné, serán de preferencia las texturas al agua u oil- free como por ejemplo el WaterFusion Fluid de Isdin®, los matificantes de La Roche Posay® o el protector solar de Avène®Fluid.

La mascarilla no debe ser una excusa para no usar protección solar. En un momento u otro nos exponemos al sol, por ejemplo, cuando nos la quitamos si vamos solos en el coche.  Con el protector solar frenamos el envejecimiento de rostro y escote y reducimos el riesgo de sufrir cáncer de piel. ¿Qué más le podemos pedir a un sólo producto?

Incluso llevando mascarilla, el maquillaje es una rutina imprescindible para algunas mujeres. ¡No pasa nada! Podemos emplear maquillajes que no sean muy oclusivos y/o compactos para no obstruir más el poro, como las texturas muy fluidas u oil-free o, en su lugar, elegir alguna crema-gel hidratante con un poquito de color.

Y cuando llegue la noche, recordad que lo primero que debemos hacer es ¡volver a limpiar la piel!

¿Conocéis la doble limpieza de la que tanto se habla en redes? Consiste en utilizar dos productos que eliminan distintos tipos de suciedad: el primero es como un aceite que permite arrastrar maquillajes y partículas oleosas (se basa en la teoría de que semejante elimina a semejante) y el segundo producto es de base acuosa y acaba con partículas como el sudor.

Una vez tenemos la piel bien limpia podemos aplicar nuestro tratamiento para el acné.

Sebologie de Lierac® tiene un producto gel crema antiacné específico para la noche, así como Avène®. También nos pueden ayudar las ampollas de Martiderm®Acniover o el Retinol de La Roche Posay®.

Si nos sale algún granito grande podemos utilizar también algunos de los concentrados: como el gel secante de Isdin® o el concentrado de Sebologie de Lierac®.

Los tratamientos nocturnos dependen mucho del grado y el tipo de acné, por lo que no dudéis en consultarnos cualquier pregunta que os pueda surgir.

Un gran aliado en la lucha contra el acné es el uso de mascarillas faciales 1 o 2 veces a la semana.  Por ejemplo, están las limpiadoras de Apivita® (la de arcilla rosa, más suave, o la de arcilla verde, para una limpieza más profunda) o la purificante de Martiderm®.  Las podéis introducir en vuestra rutina de mañana o noche después de la limpieza inicial.

En este post nos hemos centrado en las pieles mixtas/grasas porque las pieles más secas tienen menos tendencia a la aparición de acné. Sin embargo, con el uso de las mascarillas también pueden aparecer irritaciones o eczemas en las pieles secas. Si este fuera vuestro caso, recordad que estas afecciones se pueden prevenir y tratar con las recomendaciones que podéis encontrar en el post anterior.

Y, como siempre, en Farmacia Parc Central os esperamos para cualquier asesoramiento que necesitéis.


firmas maria albelda